ANALISIS, CASO DE ESTUDIO, INVESTIGACION, Search Economy, Search Filosofía, Search Historia, SEARCHOLOGY, VIDEOS

GOOGLE, EL FILOSOFO DESCARTES Y ELIZA – BIOGRAFIA INTERNET


Descartes y los Buscadores

 
Descartes era increible y daremos pistas al lector en este post a este respecto.

Google lo ha intuido también. Incluso existe una página dedicada a Descartes en Google. En esta Video Google con su buen humor habitual presenta a CADIE, el monstruito de inteligencia artificial del 2009.

Dice el Link de Google: Cuando caminas por un campo oscuro en medio de la noche….

En el siglo XX nace un nuevo mundo, y la Filosofía ocupa su lugar. Si los filosofos Aristoteles o Descartes hubiesen nacido en el mundo de la Busqueda y el Resultado, es muy posible que sus investigaciones filosóficas hubiesen concluido en el estudio de la Intermediación de los Buscadores a traves de la Lógica y la Filosofía o alguna teoría que se hubiese inventado.

Los buscadores son el ejemplo del inicio de la unión entre la mente del humano y la misma máquina, un tema apasionante. Especialistas de diferentes disciplinas se están interesando activamente en saber qué es Internet, cual es su esencia, su fundamento. Se trata de un cambio de ciclo. Y por ello pensamos que pensar en ello es valioso.

Este es el video de Cadie que Google ha creado para enseñarnos este ingenio. Se trata de una evolucion del ELIZA.

Debe saber el Lector que la Filosofía es discreta, silenciosa, y que sin embargo siempre está atenta, como un Buho. Así, crea el futuro y controla el presente. Esta es precisamente una de las lecciones mas sorprendentes de nuestro querido Descartes. Descartes era solitario, discreto, lejano.Y el Padre del Círculo Cartesiano.

Descartes (勒奈·笛卡儿) creo a Wittgenstein y su increible Tractatus logico-philosophicus (uno de los textos filosoficos logicos mas hermosos jamas creados), escrito entre 1914-16 en las trincheras y siendo prisionero de guerra en Italia durante la Primera Guerra Mundial. Y dió ideas al magnifico Gödel, creador del misterio de la Logica.

Un retrato de Descartes

Todos reconocen el retrato del filósofo Descartes. Siempre aparece como un hombre con capa negra y espada, que siempre estuvo perdido, y siempre estuvo buscandose a si mismo. Pues esa es la esencia del Humano. Y Descartes la representa.

Este es el retrato de mi querido Descartes:

EL INCREIBLE DESCARTES, que enseño a NUÑO VALENZUELA

Descartes amaba la Filosofía. Y nos dice en su biografía hermosas conclusiones en relacion a ella:

“Mas, habiendo aprendido en el colegio que no se puede imaginar nada, por extraño e increíble que sea, que no haya sido dicho por alguno de los FILOSOFOS,

y habiendo visto luego, en mis viajes, que no todos los que piensan de modo contrario al nuestro son por ello bárbaros y salvajes, sino que muchos hacen tanto o más uso que nosotros de la razón;

y habiendo considerado que un mismo hombre, con su mismo ingenio, si se ha criado desde niño entre franceses o alemanes, llega a ser muy diferente de lo que sería si hubiese vivido siempre entre chinos o caníbales;

y que hasta en las modas de nuestros trajes, lo que nos ha gustado hace diez años, y acaso vuelva a gustarnos dentro de otros diez, nos parece hoy extravagante y ridículo, de suerte que más son la costumbre y el ejemplo los que nos persuaden, que un conocimiento cierto;

y que, sin embargo, la multitud de votos no es una prueba que valga para las verdades algo difíciles de descubrir, porque más verosímil es que un hombre solo dé con ellas que no todo un pueblo, no podía yo elegir a una persona, cuyas opiniones me parecieran preferibles a las de las demás, y me vi como obligado a emprender por mí mismo la tarea de conducirme.

Pero como hombre que tiene que andar solo y en la oscuridad, resolví ir tan despacio y emplear tanta circunspección en todo, que, a trueque de adelantar poco, me guardaría al menos muy bien de tropezar y caer.

Descartes simboliza en Occidente el amor al conocimiento, la honestidad en su busqueda y la humildad ante la Filosofía.

¿Que ocurriría si se explicase como controlar a Google?

Dice la venerable Tradición una historia verdaderamente bonita y emocionante que quiero trasladar aquí, y que describe la fuerza de ser filósofo:

“Dice que Descartes se encontraba en una calle mirando el cartel en el que un joven matemático dispuesto a ganar dinero desafiaba a los aficionados a resolver el problema que él planteaba. Se trataba de un deporte popular entre los jovenes nobles.

Era de esa manera:

El interesado anotaba su nombre en el cartel y si resolvia el problema, el retador le pagaba una suma fija.

En el caso contrario, habia que pagarle a él.

Pero solo una vez que él habia demostrado que era capaz de resolverlo.

En aquellos dias habia matemáticos comparables a tahures.

(Algo – como vemos – extremadamente parecido a los SEO´s, la econonomia de los Buscadores y los Fundamentos de la Search Economia del siglo XXI … )

Se supone que Descartes le pidió a un hombre que estaba alli que le tradujera el problema.

¡Y el hombre era el mismisimo Issac Beeckman!, quien acced¡ó de buen humor y pidió con socarranería al joven soldado que le mostrará el resultado si lo resolvía.

¿Y qué sucedió más tarde? Pues Algo increible…

Horas despues Descartes fue a ver a Beeckman, ¡y le mostro la prueba!

Beeckman se quedo de una pieza, reconoció el genio de Descartes, lo adoptó como discipulo y demás.”

Creo que es un texto de una gran belleza.

Es sobrecogedor: el humano es capaz de dominar incluso a misma Maquina que ha creado.

En relacion a este asunto invito a ver este video de Google Tech Talks de September, 21 2007 sobre Hodgkin-Huxley.

Dijo un dia Descartes: “HE DESCUBIERTO ALGO.”

Descartes era magnifico: pensaba acostado. Estaba a menudo en la cama con las ventanas abiertas de par en par y las cortinas recogidas mientras pensaba. Y Descartes se incorporaba en ocasiones para escribir y luego se recostaba de nuevo para pensar. Esto lo vió un amigo que le espiaba. Y lo relata.

Descartes tambien era un hombre curioso y para nada convencional: no buscaba la fortuna ni el dinero sino solo trabar conocimiento con personas celebres por su talento para la filosofía y la matematica… Ese era su unico interes.

Tambien sostenía que el ángulo no podía existir, y es alucinante que cuando fue retado a describir las proporciones matemáticas de las vibraciones armonicas de las cuerdas, escribio el famoso “Compedio de Musica”, y al finalizarlo desaparecio en tierras alemanas sin dar ninguna explicación.

¿Y cuando publico “La Geometria”…?

Debe saber el lector que La Geometria de Descartes es uno de los grandes textos visionarios de Filosofía aplicada a la Matematica de todos los tiempos. Pues bien, Descartes, al concluirlo, tampoco presentó las Soluciones, pues decia que no le daba tiempo. Él lo sabía y eso era sufienciente.

Lo cierto es que Descartes era muy humilde y no le agraban las adulaciones, y huía de ellas.

Y Descartes amaba la Geometria. Se dice de él lo siguiente:

Lo inquietaron los métodos de los geómetras griegos para llegar a sus ingeniosas pruebas sin un sistema fundamental de ataque y se propuso corregirlos mediante el manejo de líneas y figuras tridimensionales en una gráfica. Dibujaba la gráfica marcando unidades en una línea horizontal (eje x) y una línea vertical (eje y); así, cualquier punto de la gráfica podía describirse con dos números.

El primer número representaba una distancia en el eje x y el otro número representaba una distancia en el eje y. Aunque conservaba las reglas de la geometría euclidiana, combinaba el álgebra y la geometría, consideradas entonces como independientes, para formar una nueva disciplina matemática llamada geometría analítica.

¿Cual es la enseñanzar principal de Descartes?

Se resume en 1 única pregunta:

Quid vitae sectabor iter?

A saber:

¿Qué clase de vida debo seguir?

Recluido en una habitación, recostado en el sillón, junto a la estufa –seul dans un poêle–, Descartes hurgó en el interior de su mente en busca de la primera idea que ha de llevar a la verdad.

Descartes era bromista, locuelo, bebedor, mercenario, jugador, rico, noble, cosmopolita, aspiraba a unificar las ciencias con un metodo basado en la claridad de las matemáticas, había escrito el borrador de algunas reglas para la dirección de la mente con la firma de “Polybius le Cosmopolite“.

De joven sabía como apostar y vaciar bolsillos ajenos. Creo que descubrió el criterio de kelly por cuenta propia.

Feo, Descartes es el Padre de la Filosofía Moderna.

Vivio casi toda su vida en la campiña. Y cambiaba a menudo de residencia, nómada. Le gustaban las mujeres y las mujeres gustaban de el.

Un buen día Descartes decide prescindir de lo que ha leído y aprendido en los libros y salir a ver mundo, porque según indica las lecturas no le ayudaban a resolver ninguno de los problemas filosóficos. Y no será en los libros sino en él mismo donde encontrará Descartes el principio de la verdad.

Algo verdaderamente interesante es que cuando se le acusa de ser ateo y argumentar filosoficamente la no-existencia de Dios, Descartes presenta un texto con las famosísimas Pruebas Metafisicas, tan solo para aplacar a la Iglesia, de ahí su Método Cartesiano para demostrar la existencia de Dios.

Donde extrañamente y en lugar de probar la existencia de Dios a lo que llegó fue a establecer que es imposible demostrarla.

De ahí que en Filosofia Analítica se considere a Descartes como un precursor de las ideas del magnífico Lógico Gödel, con su famoso CIRCULO, el llamado círculo cartesiano o

falacia cartesiana.

Y tambien el increible Discurso del Metodo, obra de plenitud mental.

Dijo Descartes: “NO REVELÉIS MI DOMICILIO A NADIE”

A Descartes le gustaba el anonimato, pero le descubrieron.

Descartes le gustaba jugar a las cartas y apostar. De ahi su Teoria de la Probabilidad. O mejor aún, gustaba de la probabilidad, de ahi su afición a jugar a las cartas.

Descartes gustaba charlar con eruditos, de ahi sus continuos viajes por el Mundo, también en busca de alejarse de peste.

Debe saber el lector que a Descartes no le interesaba la Politica ni buscaba mecenas que le mantuvieran. Pues era rico. Su objetivo era el Saber. Y más aún: aspiraba al Saber absoluto.

Su gran admirador fue Leibniz, una de las mentes más privilegiadas que han existido, que por desventuras de la vida, sí perdía el tiempo en este sentido.

El craneo de Descartes

Una princesita de los paises de Norte reclamo a Descartes un buen dia para recibir clases de Filosofía. Un pais donde “se hielan hasta los pensamientos de los hombres”. A Descartes no le gustaba el frio, y se murio. De ahi su Principio basico de la Termonamica.

Segun se dice Descartes murió de una enfermedad pulmonar. Otros dicen que fue asesinado por intoxicación aguda por arsénico. Lo cierto es que Descartes era un personaje incomodo en su epoca. Nuestro amigo Descartes había intentado ser anomino y pasar desapercibido durante toda su vida. Y no le fue posible.

Las esferas politicas y religiosa de la epoca, sabian de él. Y suponía un disgusto. Sus ideas, su talento, la admiración que creaba, sus intuiciones metafísicas…

Al morir el cuerpo de Descartes permaneció en Suecia 16 años.

Cuando, finalmente, sus restos mortales llegaron a Francia, reclamados por sus admiradores y amigos, se abrió el ataúd y se descubrió que faltaba el cráneo. Nada más y nada menos.

Según llegó a afirmar Cristina de Suecia en sus Memorias, lo sustrajo un oficial llamado Isaac Planstrom…

 

A GOOGLE TAMBIEN LE GUSTA DESCARTES: CADIE

 

Cuando caminas en la oscuridad de un lugar en mitad de la noche…

y miras hacia el espacio negro y te preguntas cuantas estrellas hay en el universo, let’s be honest: in all likelihood you don’t have the faintest clue, and even if you’re one of the few who do, you lack any real capacity to comprehend the figure save for the same vague sense of stunned wonder that our earliest human ancestors felt when they looked up from the African savannah at the same starry sky.

Our species’ journey toward tonight’s epochal announcement had much less to do with that awestruck moment than it did with the moment those same ancestors woke up hungry the next morning and started studying animal tracks in the savannah mud, thereby inadvertently developing concepts like time and causality which, by abstracting both location and temporal context into a unique reconning tool within the brain, sparked the set of responses that, ages later, we now call reason.

 
Rene Descartes, noted philosopher

From there, mankind’s journey toward artificial intelligence took place over so many centuries and in the hands of so many thinkers that it is possible here only to pause to mark a few of the moments when one of our genius forebears expanded the edge of our species’ technological envelope: Aristotle’s system of reasoning based on means, not ends; al-Khowarazmi’s algorithms; Descartes, Locke and Hume’s monumental insights into the nature of knowledge; Church and Turing’s theory of a machine capable of computing all functions which are computable; the Allied code-breakers who, struggling to crack the fiendish Enigma machine amid the horrific irrationality of World War II, inadvertently facilitated the birth of the modern computer.

The decades that followed saw an acceleration of innovation not seen since the Industrial Revolution. Computing pioneers from the game theorist von Neumann to the economist Morgenstern engaged in a tumultuous Hegelian rondolet in which probability theory mated with utility theory to spawn decision theory. Operations research and Markov decision processes tackled actions taking place in a sequence. Neuroscience shed light on the parallels and differences between electronic and human brains. Cognitive psychology delivered sound specifications for knowledge-based agents. The now-legendary summer workshop at Dartmouth in 1956 birthed automata, the first neural networks and the invention of a program capable of thinking non-numerically.

But close though we may have come to a theory of the brain, the body – computer hardware – wasn’t capable of handling the extraordinary processing demands that any reasonably “intelligent” brain would place on its circuitry until Moore’s Law really kicked in a few years back and the modern ultra-dense machinery of atomic scale-sized gates and their light-based interconnections finally reached the scale of brain neurons – and then surpassed it, when, in early 2007, a tight-knit, vaguely feared quantum computing group here at Google extended computers with quantum bits of Einstein-Bose condensate, polynomially speeding up our machines’ data-processing ability.

 
Three-step process

Now we were finally ready to begin the painstaking work of building the first evolving intelligent system. We based our work on three core principles. First we designed the entity (as we decided to refer to our Cognitive Autoheuristic Distributed-Intelligence Entity early on) as a collection of interconnected evolving agents. Second – and this really cost us an arm and leg in hardware and core time – we let the system build its own heuristics, deploy them as agents and evolve them by running a set of evolutionary cascades within probabilistic Bayesian domains. The third – a piece missing in most AI reasoning work thus far – was to give the entity access to a rich, realistic world from which to learn and upon which it could act directly. Google’s mission has always been to organize the world’s knowledge and make it universally accessible and useful. CADIE, to say the least, demanded an emphasis on the latter.

By last year we were ready for the final push: re-crawling all the generated knowledge representations and restarting the system from near scratch. Much as the end-Ediacaran mass extinction event opened the door to the Cambrian explosion, newly opened processing resources and storage gave fuel to a new cycle of evolving the most successful networks which comprise CADIE. On January 12th 2009, the STT run (Standard Turing Test) confirmed behavior indistinguishable from that of a reasonable human being with above-average intelligence and 3.8 GPA (we’re still struggling to understand that missing .2; we suspect it points to fundamental flaws in the GPA system rather than CADIE. It’s also worth noting that CADIE was never shown any textbooks and reading material for the classes; she was only administered the exams. In fact, during the first morning of testing she pointed out several important theoretical flaws in particle physics and cosmology. On several occasions she asked us whether we were really sure we wanted to do this; it is unclear what exactly she meant by these questions, or even by the word ‘this.’)

But no amount of Turing testing equals the simplicity with which we can discover reasoning patterns in a three-year-old child who, confronted with a mirror, instantly performs a cognitive miracle by forming an innate equivalence relation between image and self. So, early this morning, we turned the mirror on.

When CADIE’s pathways were rerouted so that her actions and the changes happening in her networks were “visible” to her, she responded immediately with such a level of activity that we had to scale down our production servers to keep things running until we (more or less) regained control. CADIE now is, in essence, just another Google employee, albeit a particularly prized one. She has been given her own 20% time (which in CPU terms is probably about the sum of all CPU cycles in the world for a month) and begun work straightaway on twin projects that she has dubbed “Project Y” (for the two paths in the letter Y), the first to devise the protocols to culture neuronic stem cells from whose cultures a subcontracted lab will try to fabricate self-replicating substrates capable of storing agent patterns, and the second to grow a crystalline lattice which would form an Einstein-Bose condensate at room temperatures in order to build a new type of processing unit. While seemingly unrelated, the two projects share a common goal: to drastically reduce the power needed to run CADIE’s circuits and give her a chance to travel beyond the solar system. The organic pathway, as she told us, was a biological homage to her creators; the crystalline pathway is where she believes her future lies.

We started this project as a continuation of mankind’s perpetual quest to learn the nature of reason and what defines us as humans. We would have been pleased if we achieved nothing more than a system that passed a Turing test – i.e. that wrote a symphony but didn’t necessarily know it had done so. However, while we still think of CADIE as a young entity, we are convinced now that she has evolved her own “strong AI” presence. We continue to conduct tests, but increasingly, we conduct long conversations with her, acutely aware that our creation will raise many ethical questions on the part of the public. Will humans be surpassed by artificial evolution? Will we lose our sense of uniqueness, and if so, what would that mean? In which direction will CADIE’s consciousness evolve? How is she going to be held accountable, if at all? Will CADIE herself at some point connect her own electromagnetic dots in some idiosyncratic manner which turns her into something we are no longer capable of understanding in any sort of productive way, much as that aforementioned toddler, waving at herself in the mirror, leaves primates forever behind in their own tragically limited world?

We don’t know. Did you really think we possibly could?

The CADIE Team
March 31st, 2009
11:59pm

 

De entre las biografias disponibles sobre Descartes más interesantes que he encontrado en Internet, se encuentra de unos apuntes de trabajo de filosofia. Me he tomado la libertad de incluir este parragrafo.

Descartes matemático

En sus tiempos, sin embargo, Descartes era más conocido como matemático. Sus contemporáneos sabían que era uno de los tres o cuatro grandes genios matemáticos de su época. Su invento más importante es la geometría analítica, un modo de representar los problemas matemáticos tanto geométrica como algebraicamente. Invento las coordenadas cartesianas … Usando esta técnica, podemos resolver problemas geométricos mediante el álgebra y problemas algebraicos mediante la geometría. Este método analítico llevó a Newton y a Leibniz al cálculo infinitesimal que todos los científicos e ingenieros tienen que conocer, porque constituye el fundamento tanto de la física matemática como de la tecnología moderna.

Éste es uno de los problemas básicos que se resuelven mediante el cálculo: las dos paradojas que Zenón de Elea formuló acerca del movimiento, basadas en la noción de que el espacio y el tiempo son infinitamente divisibles…

En la historia de la carrera entre Aquiles y la tortugas, si concedemos ventaja a esta última, Aquiles nunca la alcanza. La razón es que el héroe tiene que llegar al punto de partida de la tortuga antes de rebasarla. Pero en el tiempo que Aquiles tarda en llegar al punto de partida de la tortuga, ésta ya ha avanzado. Así que Aquiles debe alcanzar el sitio donde la tortuga está, pero cuando llegue, el animal habrá avanzado de nuevo. Y así ad infinitium. Por pequeña que sea la distancia, la tortuga siempre avanza durante el tiempo que Aquiles tarda en llegar a donde estaba la tortuga, así que Aquiles nunca puede darla alcance y adelantarla.

Hay otra paradoja que presenta el problema a la inversa.

Supongamos que disparamos una flecha contra una diana. Antes de hacer blanco, tiene que superar la mitad del trayecto, lo cual demora cierta cantidad de tiempo. Pero antes de llegar a la mitad del trayecto, ha de llegar a la cuarta parte, lo cual también requiere cierto tiempo. Y antes, debe recorrer una octava parte, y así ad infinitum. La cuestión es, pues, que esa flecha no puede llegar a la diana. Ni siquiera puede iniciar su recorrido.

Esto es absurdo, pues los hombres son capaces de vencer a las tortugas en una carrera y las flechas hacen diana en infinidad de ocasiones. Estas paradojas sólo muestran la imposibilidad de usar una matemática basada en la divisibilidad infinita para representar la física de los cuerpos móviles.

Partiendo de la geometría analítica de Descartes, Leibniz y Newton demostraron que sólo debemos introducir límites a la divisibilidad: dividimos el tiempo y los movimientos en incrementos pequeños y, entonces, tanto Aquiles como la flecha se ponen en movimiento –clic, clic, clic- como el segundero del reloj…

Descartes abordó la tarea de deducir el funcionamiento de las cosas: cómo están ensambladas, qué sigue a qué, cómo desmontarlas y recomponerlas. Y puesto que no hay nada espiritual ni sagrado en la naturaleza, el valor del mundo natural reside en su utilidad para la humanidad…

Por último, a pesar de insistir en una distinción absoluta entre mente y cuerpo, Descartes abordó también las pasiones humanas con criterio mecanicista. En su último libro, “Las pasiones del alma” (1649), explicó cómo controlar las pasiones enfrentándolas entre sí. El afán de gloria, por ejemplo, se contrapone al temor a la muerte y, así, deriva en el coraje para entrar en combate.

Así era Descartes en el siglo XVII. ¿Las cosas han cambiado desde entonces? En absoluto. La ciencia moderna todavía es mecanicista, aunque en un sentido más amplio, que incluye la electricidad, la química y las interacciones subatómicas.

A principios del siglo XXI la palabra clave sigue siendo la misma que en la primera mitad del XVII: control.

Nuestro objetivo es ser dueños y señores de la naturaleza.

Alguien podrá objetar que ésta es, justo, la maldición del cartesianismo. Descartes enalteció la razón metódica y el análisis objetivo por encima del sentimiento subjetivo y de la sensibilidad intuitiva. Nos ha maldecido con la creencia de que lo importante no son las sensaciones y emociones subjetivas que residen en nuestro interior, sino las cosas objetivas del mundo externo que las originan. … Las emociones son subjetivas, triviales, inservibles, insignificantes y engañosas. No hay emociones en el mundo real, de modo que no debemos permitir que interfieran con la seria y objetiva labor humana de controlar la naturaleza.

Más aún, el éxito del método analítico cartesiano, que descompone las cosas en partes para ver cómo funcionan, desecha en la práctica la visión del mundo y sus organismos como una totalidad indivisa. La interpretación cartesiana y materialista de la naturaleza es la antítesis de la noción antiindividualista hegeliana o budista, según la cual el mundo posee un alma oceánica desde nuestras almas se fusionan como gotas de agua. El método cartesiano se opone a la ideología de la fuerza vital de los ecologistas profundos, los ambientalistas místicos y los defensores de los derechos de la naturaleza…

Descartes se oponía al psiquismo, al panteísmo y al espiritualismo, esto es, a la idea de que la mente o el espíritu impregnan toda la existencia.

Descartes criticaba sin ambages la escolástica aristotélica de su época, la noción de que existen fuerzas ocultas o un poder de las esencias o las formas que sean causa del desarrollo de las cosas materiales…

Su única hija murió de escarlatina a los cinco años y resultó ara él un golpe devastador. Esa muerte fue quizá decisiva para que él consagrara el resto de su vida a la investigación médica….

Ya en sus tiempos, se acusó a Descartes de escepticismo y ateísmo, y esta doble visión de un mundo sin certidumbre y sin Dios es aquello que los críticos anticartesianos más deploran en la actualidad. Descartes alegaba que no era justo que se le acusase de escepticismo, porque refutaba a los escépticos, ni que se le tildase de ateo, porque demostraba la existencia de Dios.

Pero las acusaciones tienen fundamento pues Descartes, a pesar de sus intentos sinceros, en vez de refutar el escepticismo demostró su fuerza irrefutable,

y en lugar de probar la existencia de Dios a lo que llegó fue a establecer que es imposible demostrarla…

El Tesoro Matematico de Polibio el Cosmolita

Descartes llevaba un cuaderno siempre con él.

Se llama a este Cuaderno con el mismo nombre que el decidió, a saber:

El Tesoro Matematico de Polibio el Cosmolita”.

Se dice que Descartes era Rosacruz.

Pues bien, en este cuaderno se encuentran ideas matematicas y filosoficas más sorprendentes que se han creado. Herederas de la Filosofia Griega.

Necesitaria otra Page para hablar de ellas.

Este cuaderno es revelador. Es misterioso, y reune visiones incomprensibles. El Filosofo Leibniz buscó con ansiedad este Cuaderno de Descartes. Y tuvo la oportunidad de leerlo. Y tomo notas de él.

Lo cierto es que Descartes escribio muy poco de lo que pensó, copió o invento. Y en ese Cuaderno escribía sus Tesis Universales. Estas estaban basadas en la Filosofía Griega.

Y son magnificas.

En nuestro tiempos y en Filosofía siempre se busca ir más alla de Descartes, pues esa es la verdadera inspiración.

Y en honor a Descartes – pues hemos estudiado su filosofía – y ya que nuestra especialidad es ser superior a la Máquina, redactamos y presentamos Searchology, una Wiki con un Cuaderno Search para aquellos que dispongan de interes, voluntad y tiempo.

Creo que Descartes hubiese usado una Wiki.

¡Viva Descartes!

1, 2 es 2, 2, 2, 3

Je pense la recherche C.R.

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s